La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

INFORMACIÓN IMPORTANTE RESPECTO A LA ATENCIÓN PRESENCIAL EN NUESTRAS OFICINAS

 

Actualmente algunos compañeros siguen en teletrabajo, por lo que en la actualidad solo atendemos en nuestras oficinas previa cita, las cuales tendrán una duración máxima de 15 minutos.

 

Si quieren concertar una cita llamen al teléfono 636 20 26 90

 

Principios relativos al ámbito interno

 

 

"Siempre es lo espiritual lo que determina lo material"

 

Thomas Cariyie

 

 

1. Compromiso con las personas



   a) Participación, espíritu de superación e iniciativa propia.


Participar es un derecho en Herrera & Hidalgo, pero también una obligación. Cuando se valora a un compañero de trabajo, no sólo se evalúa por los resultados, también por su valía humana, por su iniciativa creativa, por su capacidad para sugerir y por otros valores que también son importantes. Todos debemos aprender unos de otros. Este aspecto es tan importante, que en nuestra firma todos nuestros profesionales se han integrado en nuestro proyecto profesional pasando a ser socios.



   b) Formación Permanente.


Una responsabilidad muy importante para cualquier actividad profesional o empresarial es que su equipo humano mejore día a día, sepa más, sea más valioso y más “empleable”, no es que sólo persigamos lo mejor para el empleado, también para la empresa, y ésta quiere rodearse de personas con criterio y ello se percibe en el espíritu de superación individual.  Debemos proponernos que el equipo humano que compone Herrera & Hidalgo sea mañana más cotizado en el mercado laboral de lo que es hoy. Esta filosofía es decisiva para promover una actitud de formación permanente  que no sólo contemple el dominio de los conocimientos que necesite la empresa sino otros muchos que repercutan en la valoración laboral en el mercado, porque a la larga nos va a beneficiar, tenemos que estar siempre en un master interno de formación con una evaluación anual que mida el grado de satisfacción o de insatisfacción y el de autocomplacencia. Nuestro deseo es que nuestra gente aproveche todas las oportunidades que tienen de aprender y de ser buenos profesionales, es obligación de cada profesional buscar  su propia elevación  y no quedarse anclado, queremos gente con espíritu de superación.



   c) Compartir el conocimiento.


Compartir con generosidad el conocimiento y la experiencia profesional con todos los compañeros del despacho, en beneficio de todos.



   d) Evitar competencias


Evitar competencias internas entre los profesionales de nuestro despacho, anteponiendo siempre a los intereses particulares de cada profesional o del grupo al que forme parte los intereses de despacho como colectivo. La mejor forma de alcanzar la excelencia es trabajar en equipo, queremos motivar la armonía y buena organización en el trabajo, para alcanzar una sintonía total.



   e) Conciliación de vida laboral, familiar, particular y promoción del deporte y la salud.


Para rentabilizar el  tiempo de nuestros profesionales este despacho se ha propuesto en la medida de lo posible facilitar el acceso a la sanidad privada, que hoy por hoy es más eficaz y eficiente en el plano preventivo. En este sentido tenemos que felicitarnos porque las políticas antitabaco promocionadas por el despacho han tenido unos resultados totalmente favorables. Asimismo, se promueve la flexibilidad horaria con el objeto de poder llevar a cabo una conciliación de la vida laboral con la vida familiar y particular. El tiempo es vital para el desarrollo personal, por ello este despacho promociona la flexibilidad horaria, de modo que el trabajo sea compatible con la familia y el deporte. La flexibilidad horaria implica sujetarse al valor de la honradez y por tanto y atendiendo a lo exigido en las "Normas de Régimen Interno"  fichar a la entrada y salida del trabajo es el único modo de medir el cumplimiento del horario. Ello sin perjuicio de que está totalmente permitido realizar asuntos particulares en el horario de trabajo, siempre que no repercuta negativamente en el resto de principios, valores o prácticas propugnadas por este Código Ético.

 

 

2. Ejemplaridad y la honradez

 

 
Supone conocer a la misma persona cuando habla y cuando actúa, es esencial en las relaciones humanas, o sea que si yo no actúo totalmente en línea con lo que predico, la cosa falla, y de ahí para abajo todo falla, porque la responsabilidad va en cascada. Se debe predicar con el ejemplo, no pudiendo exigir a los demás comportamientos que nosotros mismos no cumplimos.

 


3. Disciplina y orden

 


El orden es el equilibrio que debe sostener el grave peso de la vida. El orden debe manifestarse en todo. Pero además es muy importante velar siempre por la disciplina en una organización. Sólo así se establecerá un buen ambiente laboral que se verá reflejado en mejores resultados. Tu superior está ahí porque tiene una responsabilidad en el funcionamiento de la empresa, pero es alguien cercano a ti y al que se debe de respetar. En este sentido se ha de velar por el estricto cumplimiento de las “Normas de Régimen Interno”.  Dicho esto, es preciso hacer la siguiente consideración o precisión. En esta consultoría la jerarquía pesa muy poco. Se pretende que se siga un sistema de evaluación mutua y una permanente exigencia de predicar con el ejemplo. Ello tiene la ventaja esencial de que es un sistema abierto en el que la jerarquía cuenta operativamente para el funcionamiento, pero para nada más, sin que ello suponga anular o imponer iniciativas. En este sentido jefe es sinónimo de responsable. Acudir siempre a falta de un jefe, a otro o a un adjunto (responsable de  parte de una sección) o compañero para solucionar cualquier problema que tengamos. Todo el personal debe de adquirir el compromiso de cumplir con todos los protocolos y normas definidas en “El Manual de Procedimientos” y a su vez de promover ideas e iniciativas para su revisión y mejor adaptación a los objetivos de calidad expresados en el capítulo de “Objetivos y proyectos”. Cuando alguien se encuentre desbordado de trabajo o bien entienda que podría desarrollar más, debe de comunicarlo a su jefe o responsable inmediato.

 

 


4. Enfoque ético de la vida profesional

 


En nuestro despacho se exige y fomenta un enfoque ético de la vida profesional, desde un prisma o dimensión espiritual del trabajo. Para Tom Morris, las claves para lograr la felicidad están basadas en satisfacer las cuatro dimensiones básicas de la experiencia humana: La intelectual que aspira a la Verdad, la estética que aspira a la Belleza, la moral que aspira a la Bondad y la espiritual que aspira a la Unidad (No se refiere necesariamente a creencias religiosas. Coherencia con uno mismo, profundidad de sentido y de significado, conectividad con los demás o comunión y fusión con el universo). Se aconseja la lectura de su libro “Si Aristóteles dirigiera General Motors” y en especial el capítulo 10. Nuestros profesionales se han de guiar por este Código Ético, con estricto cumplimiento de la legalidad y de las normas colegiales y  deontológicas, así como por las "Normas de Régimen Interno" que regulan la actuación del profesional con el despacho y las normas de convivencia;  "El Manual de Procedimientos" que regulan la operativa en el trabajo y las "Normas de Funcionamiento" que regulan la relación con los clientes. En cuanto a las dudas éticas en la actuación o cuando se entienda que existen conflictos normativos  se trasladarán al Comité de Ética. En este sentido todos los profesionales asumen la responsabilidad de detectar y corregir cualquier actuación contraria a este Código Ético. A continuación se mencionan algunos aspectos relacionados con un enfoque ético de la vida profesional, se han entrecomillado aquellas frases que corresponden a autores de distinta índole.

 

Dicho esto y como sistema de trabajo y sin ningún tipo de desconfianza hacia nadie, en todo momento la discreción profesional debe de ser nuestra máxima, no facilitando ningún tipo de datos, ni siquiera dirección, ni teléfono a quien nos lo solicite, ya sea de un empleado, cliente, proveedor o cualquier otro contacto, por muy allegado o familiar que nos parezca la persona que nos los requiera, a no ser por una orden directa de un superior.

 

La honestidad y transparencia, nos compromete a discernir hasta dónde puedo llegar, nos obliga a exponer con respeto y sinceridad cualquier anomalía o anormalidad que surgiere en las actividades, provenga de donde fuere, si éstas lesionan la calidad o cantidad del trabajo a desarrollar, y también a proponer nuevos aspectos de mejoras o facilidades de cualquier orden. La sinceridad para tratar los asuntos concernientes al trabajo de cada día conlleva a la sinceridad para corregir, sinceridad para animar, sinceridad para celebrar el esfuerzo y aciertos laborales.

 

Esquilo definía al Mediterráneo, como un mar de indefinible sonrisa. Realizar con  positividad y buen ánimo cada aspecto de vuestro trabajo. Volcaros en cada tarea por pequeña que sea, con espíritu extraordinario. Se recoge lo que se siembra. En cada tarea se obtiene un rédito en alegría proporcional a la exuberancia, el cuidado y atención amorosa que se pone. Sed personas completamente espirituales, capaces de ver y actuar sobre el potencial y la significación verdaderamente extraordinarios, que se encierran en el interior de las cosas más mundanas que nos rodean”.

 

“Respetar a las personas tal como son, pues ello será más efectivo a la hora de ayudarles a que sean mejores de lo que son”. No habléis de forma despectiva de ningún compañero si no está presente.

 

Conceded siempre a todos la más absoluta confianza, sed muy nobles, leales, generosos y con altura de miras. “Vale más la palabra de un hombre o mujer recto que la firma auténtica de cien notarios unánimes, aunque en alguna ocasión os engañen por seguir este criterio. Es preferible exponerse a que un desaprensivo abuse de esa confianza, antes que despojar a nadie de crédito. Los resultados de este modo de proceder no os defraudarán”.